Eficiencia en compras para aumentar la competitividad

Sorprende cómo las grandes organizaciones suelen desconocer el enorme potencial que representa la función de compras de cara a la generación de valor y mejora de la cuenta de resultados, sobre todo en momentos de crisis, en los que el incremento en las ventas no está garantizado.

Comprar y aprovisionarse es una necesidad. Hacerlo de forma estratégica y optimizada también lo es, y en periodos de incertidumbre económica, se convierte en una prioridad.

En gran parte de las empresas el gasto destinado a compras representa hasta el 65% de los costes totales, lo que pone de manifiesto el enorme potencial de mejora que una buena gestión de la función de compras supone para la rentabilidad de la empresa. El crecimiento de la competitividad en los mercados, la internacionalización de las compañías y la focalización en lo que cada uno es especialista, obliga a profesionalizar los procesos de compras y aprovisionamiento para reducir costes, aumentar la eficiencia y ganar en innovación.

Aunque en la mayoría de las grandes empresas a priori las compras están centralizadas y gestionadas por un departamento especializado, la realidad es que siguen siendo los usuarios del producto o servicio objeto de la compra quienes, en casi un 70% de los casos, se encargan del proceso de adquisición y en particular del proceso de negociación. Otra de las deficiencias habituales radica en que en la mayoría de los casos, la dedicación del personal del departamento de compras se reparte principalmente entre las funciones puramente administrativas y logísticas o de aprovisionamiento, destinándose únicamente una mínima parte del tiempo al trabajo de análisis, comparativa de ofertas y búsqueda de proveedores o la propia negociación, a pesar de que ahí es donde radica buena parte de la generación de valor.

Cada vez más organizaciones se dan cuenta de que la optimización de su función de compras, además de ser una inversión de rápida rentabilidad, en estos momentos de especial incertidumbre, puede significar la diferencia entre alcanzar los resultados previstos o no. Es fundamental que las organizaciones entiendan que su metodología de compras puede convertirse, sin duda, en una sólida ventaja competitiva.

En un mercado globalizado donde cada vez hay una mayor concurrencia de productos y servicios en apariencia similares, las empresas deberían mirar hacia dentro para tratar de diferenciarse de sus competidores. Empezar por la revisión de su función de compras sería un buen comienzo…

efi 2

Anuncios

4 Comments

Add yours →

  1. Begoña, un artículo magnífico para empezar este año 2013. Tras unos años en los que la caída de ingresos se ha intentado solventar con medidas cortoplacistas, es efectivamente el momento de abordar cambios de mayor calado, solventando esas goteras que existen y a las que no se dan la suficiente importancia porque no se ha contabilizado el gasto acumulado que suponen.

    Gracias por recordarnos que la gestión de compras tiene que estar en nuestra agenda este año.
    Un abrazo

  2. Zorionak por este blog, … saludos y suerte

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: