Gestionar los stocks de manera eficaz y eficiente

Los stocks son provisiones de artículos en espera de su utilización posterior, cuya utilidad está en función de la cantidad, momento y lugar de su necesidad.

En circunstancias normales, los stocks que ha de tener una empresa son los que cubran las necesidades estándar o periódicas, bien sea el departamento de fabricación o el cliente, y se haga del modo más económico posible.

Los stocks representan la mayor inversión de activos para muchos fabricantes, distribuidores y detallistas. El volumen que los stocks representan dentro del total de los activos de la empresa no es extraño que alcancen el 30% y, a menudo, lleguen a ser del 50%.

El exceso de stocks suele ser debido a la incertidumbre y a problemas ocultos tales como previsión inadecuada de la demanda, plazos de entrega de los proveedores incumplidos, mala calidad y otras ineficiencias operacionales.

Las primeras soluciones al problema de los stocks fueron aportadas en 1915 por F.W. Harris. En 1916, Wilson utilizó la fórmula de la cantidad o lote económico. Esta fórmula se menciona con mucha frecuencia como “fórmula de Wilson” e incluso como “modelo de Wilson”, pero él sólo fue un consultor que la utilizo en muchas aplicaciones para empresas.

Antes de poder formular ninguna política de gestión de stocks, es preciso tener información sobre un abanico de factores que van a influir en ella:

1. Stocks disponibles y reservados

2. Índices de rotación o de cobertura

3. Niveles de obsolescencia y cantidad de sobrantes

4. Cantidades de entradas, salidas, existencia media y sus precios

5. Condiciones de mercado y tendencia de los precios

6. Plazos de suministro

Para determinar los stocks, existen diferentes herramientas tales como el ABC de stocks, que relaciona los artículos y productos almacenados con su valor económico. Comparando los ABC de compras y de stocks, se pueden detectar anomalías importantes en la gestión de stocks.

También es posible calcular la probabilidad de rotura de stocks. Suponiendo que la distribución del consumo durante el periodo de reacopio sigue una ley normal de Gauss, podemos calcular las probabilidades de que dicho consumo no sea superior a una determinada cantidad.

Uno de los sistemas para minimizar stocks es el sistema JIT, filosofía de trabajo que no tolera los stocks, ni la mala calidad, ni otras ineficiencias o despilfarros. Cabe destacar también las técnicas de simplificación y rediseño de los productos conocidas como “diseño orientado a la manufacturabilidad” (reducción del número de piezas, menores costes de las piezas, utilización de más piezas estandarizadas).

Los stocks deben considerarse una inversión remunerada. La correcta gestión de stocks es una de las áreas de gestión empresarial que mayores posibilidades ofrece de conseguir reducción de costes. El empresario debe determinar los stocks que precisa para obtener la mayor rentabilidad de su empresa.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: